Llantas forjadas

Las llantas forjadas de aleación ligera se someten a un proceso minucioso en el que se utilizan varias herramientas especiales. Por medio de prensas hidráulicas, se moldea el material dándole forma y creando piezas muy estables. De este modo, el aluminio conserva su estructura garantizando una gran resistencia al mismo tiempo que se reduce el peso de la llanta.
 
Con el procedimiento de forjado se consigue una conducción deportiva y mejores prestaciones de frenado gracias a las excelentes cualidades del material y a la menor masa de las llantas.