Llantas de conformación por estirado

Con el objetivo de fabricar la llanta de aluminio aún más ligera, RONAL utiliza desde hace años con éxito la tecnología de conformación por estirado.
 
Con este procedimiento, se calienta la pieza de la llanta y se lamina a través de un cilindro, dando forma al material y compactándolo. La garganta de la llanta es mucho más fina y se puede reducir el volumen hasta un 50%. De este modo, se puede reducir el peso al máximo combinándolo armónicamente con el diseño más refinado.
 
Esta tecnología permite optimizar el peso y conseguir una alta resistencia que influye de manera positiva en el uso y la duración de las llantas.