Llantas de fundición

En el proceso de fundición a baja presión, la coquilla, el llamado molde de fundición, se rellena con una aleación de aluminio fundido exactamente según la forma calculada y desarrollada. Después de la fundición, se retira el molde y se inspecciona minuciosamente con un equipo de rayos X.
 
Diferentes barnizados, el acabado al espejo o el pulido son estándares en RONAL. La aplicación cuidadosa de varias capas garantiza la máxima calidad de la superficie. Una excelente fundición y el tratamiento previo de las llantas son el requisito y la garantía de una larga duración.